Aprovechamos que el pasado miércoles fue el día de Canarias, para hablar un poco de algunas estadísticas de Derecho de Familia de esta tierra.

La verdad es que con lo paradisíaca que es la letra del himno oficioso de Canarias, parecería que es una tierra donde no hay problemas de parejas, ni disoluciones matrimoniales…o más bien lo contrario, la belleza del paisaje invita a ser más enamoradizos y fogoso de lo normal. Mejor no meternos en esos jardines, nunca mejor dicho e ir a los hechos concretos.

Las últimas estadísticas publicadas por el Consejo General del Poder Judicial son sobre el año 2016. Las de 2017 se publicarán, según su página web en junio de 2018. En ellas se observa que Canarias es la Comunidad Autónoma con más rupturas matrimoniales, solo superadas por la Comunidad Valenciana. En Canarias hay 27 (26,9) demandas de disolución matrimonial (mayoritariamente divorcio, pero incluyen las separaciones y nulidades) por cada cien mil habitantes, mientras que en la España peninsular, Baleares y ciudades autónomas hay 24 demandas por cada cien mil habitantes.

El total de procedimientos de disolución matrimonial en el archipiélago canario fueron 4975.

Teniendo en cuenta la duración del matrimonio, sorprende como han crecido las demandas de disoluciones matrimoniales entre las personas que más tiempo llevan casadas. De hecho las disoluciones de matrimonios de más de 20 años son la franja más alta con 1.789. La segunda franja en la que más abundan estos procedimientos son los matrimonios de seis a diez años con 1.007, en la franja que menos se producen son, lógicamente, los de menos de un año con 43.

La buena noticia es que en la comparativa interanual, es decir, la media que existe entre al año anterior (2015) y el estudiado (2016) Canarias ha bajado este tipo de procedimientos, en el 15 fue 2,43 y en el 16 fue 2,41.

Desgraciadamente, muy conectado a los procedimientos de familia, están en muchas ocasiones los delitos de violencia sobre la mujer y en consecuencia, las horribles estadísticas de los juzgados competentes. Horribles por el fondo y la materia, y horribles porque son (siempre lo serán hasta que sea cero) muy altas.

En este sentido, como haremos otro artículo (entrada) sobre la violencia sobre la mujer en el que ahondaremos más profundamente en todos los aspectos, solo haremos mención en éste de las estadísticas sobre este tipo de delitos en Canarias.

En este sentido, tampoco salimos muy bien parados. Los dos archipiélagos españoles ostentamos la tasa más alta de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10.000 mujeres. tanto en baleares como en canarias llegan hasta la astronómica cifra de 83,49

Respecto a las y a las medidas 544 ter y 544 bis de la LECR, órdenes de protección, y otras medidas civiles que establecen dichos artículos (insisto que lo comentaremos a fondo en otra entrada) las cifras son también de las más altas de España:

Se han pedido 2125 órdenes de protección, se inadmitieron a trámite, por no cumplir sus requisitos 43, un 2%, se adoptaron dichas medidas en 1337 procedimientos, esto es un 63%, y fueron denegadas 735, es decir el 35%.

En Canarias, de las 8875 mujeres víctimas de violencia de género en las denuncias presentadas 813 se acogieron a la dispensa de no declarar por tener relación de matrimonio o análoga de relación con el denunciado. Es decir que de las citadas 83,49 mujeres (no puede haber 83,49 mujeres, habrán 83 u 84, pero las estadísticas son así) por cada 10000 mujeres habitantes en Canarias, el 18,8% se acoge a la dispensa a no declarar contra el denunciado.

Una realidad muy dura, por diversos motivos, tanto las crisis de parejas, en la tristeza vital que suele acompañar estos procedimientos de finalización de un proyecto, como la lacra y el drama de la violencia sobre la mujer.

Por todo ello nos hemos preguntado en el título si es verdad, lo que afirmamos cantando a voz en grito en el himno oficioso de Canarias ¿son las mujeres las rosas?

Para el hipotético caso que nos necesites para cualquiera de esta materia, cuenta con nosotros.

Deja un comentario